top of page
  • Doon

Inversiones 101: los conceptos para empezar a invertir

Invertir puede ser intimidante para muchos de nosotros, sobre todo si no estudiamos finanzas o si no hemos visto Billions... Por eso acá les contamos de algunas de las mejores maneras de hacer crecer nuestro patrimonio.

Y como debe de ser: primero lo primero. Empecemos por definir los conceptos básicos de la inversión y ese pequeño universo que pareciera lejano pero que está mucho más cerca de lo que imaginamos.

Empecemos con lo más básico: invertir. Esto es colocar dinero en algún tipo de activo buscando así obtener ganancias. Los activos son una cosa, propiedad, o empresa de los cuales tú, como inversionista, eres dueño – todo o en parte. Pueden ser cosas materiales (como dinero, acciones o títulos de propiedad de empresas, divisas, propiedades, hasta tu coche o el sillón donde ves Netflix) o intangibles (como los bonos de tesorería, divisas digitales, acciones de empresas públicas, crypto, etc.).

Ahora, aunque técnicamente todos los activos pueden verse como una inversión, no todo tiene un rendimiento de inversión e inclusive unos solo generan gastos – tu carro, por ejemplo. Esto significa que no todo genera una ganancia (o a veces una pérdida). Normalmente la gente habla del rendimiento en porcentaje, y para que te des una idea la inflación en los últimos años ha estado entre 4% y 8% así que debes de buscar algo con al menos ese porcentaje para que tu dinero no pierda valor. Si escuchas algo como “este seguro te da 2% de rendimiento” es uno muy bajo; pero algo como “mete tu dinero aquí y te lo duplico en dos meses” suena falso Rick (o al menos muy riesgoso).

Y hablando del riesgo, ¿qué importa eso? Pues resulta que cuando inviertes, no todo es miel sobre hojuelas... Y a mayor riesgo, pues mayor rendimiento (casi siempre) – no puede haber alto rendimiento sin alto riesgo. El truco es definir qué tanto o qué tan poco riesgo estás dispuesto a tomar y con esto encontrar la propuesta de inversión más adecuada y así determinar qué opciones de inversión son las más adecuada.

Pero como siempre nos enseñaron: lo mejor es no poner todos los huevos en la misma canasta. La mejor forma de evitar exponerse demasiado al riesgo es la diversificación. Esto significa que en la medida que tengas más instrumentos de inversión con diferentes niveles de riesgo/rendimiento, más protegido estás. Es decir, si le apuestas todo al negro puedes ganar mucho dinero, pero si sale rojo pues lo pierdes todo... Lo mejor es poner un poquito por acá, otro poquito por allá, y así logras sobrevivir variaciones y cambios de mejor manera. Punto importante: no inviertas más de lo que puedes dejar de tener durante un tiempo, porque si no, corres el riesgo de tener que vender lo que querías quedarte, como por ejemplo, el techo donde duermes.

Ojo: aunque diversifiques, el valor de tus inversiones puede bajar.

Una cosa más a tener en cuenta es el tiempo, o plazo, en el que tu inversión va a generar el rendimiento que estás buscando. Porque de nada sirve que te prometan los millones que necesitas si eso va a llegar ya que Taylor Swif se fue a Argentina a seguir su tour. El plazo de tu inversión debe de obedecer al propósito que tienes al elegir dicho instrumento. Y por eso es muy importante que hagas una planeación financiera y te pongas metas. ¿Cuándo vas a querer irte a la playa a gozar de tu aguinaldo? ¿Cuánto estás dispuesto a invertir cada mes para poderte comprar el nuevo iPhone? Escoge qué gustos te vas dar sabiendo que ese dinero nunca lo podrás invertir. En general las inversiones a corto plazo, aunque pueden generar ganancias rápidas, también pueden ser más riesgosas porque puedes verte forzado a salirte de ellas con pérdidas. Las inversiones a largo plazo suelen ser más estables y ofrecer mayores rendimientos.

Por último, y regresaremos a esto en otro momento, existe ,pareciera, una especie de magia negra – aunque no lo es – que te va a convencer de empezar a invertir ahora mismo: el rendimiento compuesto. Esto es la ganancia que recibes cuando vuelves a invertir el rendimiento que ganaste por una inversión. Es decir, si cada peso que ganas lo dejas para que siga generando más, ¡vas a hacer que tus ganancias crezcan de forma exponencial! Y no solo eso, sino que entre antes empieces, mejor se vuelve con el tiempo. En resumen, para empezar a invertir de forma inteligente es importante entender estos conceptos básicos y que no nos agarren en curva. Puede parecer complicado y demasiada información, pero si tómalo con calma porque de seguro lo lograrás y al hacerlo podrás sacarle enorme ventaja y crecer cada peso.

  1. Define tu perfil de riesgo,

  2. Entiende los diferentes tipos de activos y los riesgos que tienen – intégrate a nuestra comunidad y convive y aprende de gente con experiencia,

  3. Establece tus metas de corto y largo plazo, y

  4. Comienza antes que después.


64 views0 comments

Recent Posts

See All

Entendamos el riesgo: ¿cómo diversificar mi portafolio?

Cuando se trata de inversiones, el famosísimo "no pongas todos los huevos en la misma canasta" se vuelve especialmente importante. La diversificación de tu portafolio es una estrategia fundamental par

Comments


bottom of page